¿Quiénes Somos?

 
   El colegio Fasta San Vicente de Paúl, además de los fines y funciones que determina el Ministerio de Cultura y Educación, se constituye de acuerdo al Magisterio de la Iglesia Católica, como “una comunidad de personas distintas en la experiencia y en las funciones, iguales en la dignidad, comprometidas en la formación científica y en la luz de la verdad revelada (Pablo VI) y conforme al estilo y a la mística de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino”.



     Fasta desarrolla su actividad formativa evangelizadora por medio de Colegios, concebidos como una comunidad de docentes, padres, alumnos/as, colaboradores y egresados empeñados en la búsqueda de la Verdad, a través de la formación integral, cristiana y humana de sus educandos, tendiente a suscitar un estilo de vida fundado en el servicio a Dios, la Iglesia y la Patria.

    “Nuestro colegio tiene dos grandes realidades que motivarán su estilo, su forma de vivir y su forma de sentir: Dios y la Patria”  Fr. Dr. Aníbal Fósbery O.P.

     Aspira a que el alumno logre una formación basada en la educación de las virtudes y se compromete a asistir a los alumnos para que puedan desarrollar en el mayor grado posible su tendencia natural a la perfección.

     Santo Tomás dice que la virtud “es la elevación del ser en la persona humana; es lo máximo a  que puede aspirar el hombre, o sea, la realización de las posibilidades humanas en el aspecto natural y sobrenatural”.

     El hombre virtuoso realiza el bien obedeciendo a sus inclinaciones más íntimas.

     Se apoya en una cosmovisión cristiana que intenta realizar la síntesis entre fe y razón, desarrollando las aptitudes, actitudes y conocimientos necesarios para vivir conforme a aquella en el mundo actual.

     “En Fasta aspiramos a que el colegio sea para los jóvenes una escuela de vida: que forme, ante todo en la verdad, a hombres y mujeres de bien. Un espacio, continuación de la familia, donde los adultos, intentando dar lo mejor de sí mismos, transmitan a los jóvenes una concepción de vida con sentido trascendente, una fe y una cultura. Vocación de altas cumbres”.


En pleno crecimiento
¿Querés conocer más sobre nuestra Red Educativa?

  

        La Red Educativa Fasta es una red de colegios e institutos católicos comprometida con el bien común de la Nación. Su misión es formar hombres y mujeres comprometidos con los principios de la cultura católica.

        Sus obras están distribuidas en 8 provincias argentinas y en la ciudad de Valencia, España. 

        El funcionamiento de la red expresa su vitalidad en encuentros regionales y nacionales de los Consejos Superiores de colegios e institutos.




La Historia

FASTA se integra al sistema educativo formal en el año 1978, a partir de la fundación de su primer Colegio. Desde entonces, con la creación e incorporación de nuevos Colegios, Institutos de nivel superior y la Universidad, la actividad educativa se ha conformado como una organización en red que procura ofrecer con eficiencia, un servicio educativo dentro de las exigencias de calidad requeridas por la Iglesia y la normativa educativa nacional.

Desde entonces ha recorrido un cualificado camino fundando y asumiendo colegios e institutos de educación superior.

Ante la necesidad de conformar una política general que direccione los objetivos, las metas y las características del perfil educativo de Fasta, en el año 2000 se conforma la Dirección de Educación, conformada por un equipo de profesionales consustanciados con los objetivos apostólicos y educativos de la Red.

A partir de entonces se conforma la Red Educativa Fasta, que en la actualidad congrega a 20 colegios en la Argentina y en España, además de 3 institutos de educación superior.

 

 

Evangelizando la Familia, la Cultura y la Juventud
Conocé la Historia de nuestro Colegio Fasta en Mar del Plata

 

 

            El 15 de diciembre de 1909 llegan a Mar del Plata las Hermanas Siervas del Espíritu Santo para iniciar un proyecto educativo como acción evangelizadora de la Iglesia orientada a la niñez y la familia. Convocadas por las Damas Vicentinas de la Conferencia Argentina de San Vicente de Paul se instalan en la casona de Catamarca y Falucho construida hacia 1900. El Consejo Escolar autoriza la apertura de la Escuela Taller San Vicente de Paul a partir del  2 de Marzo de 1910.

 

           Leemos en la carta manuscrita, que aún se conserva en el archivo del Colegio, en hoja sellada por el Consejo Escolar de General Pueyrredón 

 

“Nº 20. Mar del Plata, Marzo 2 de 1910. A la Dirección de la Escuela Taller San Vicente de Paul. En virtud de lo informado por el médico escolar del distrito, de acuerdo con lo que dispone el art. 58 de la Ley de Educación Común de la Provincia; tengo el agrado de comunicarle que queda autorizada para proceder 
a la apertura de la escuela con sujeción a la que el citado art. determina. Saluda a Ud. Atentamente. L. Francisco Sanchez.”

 

                El 1 de noviembre 1910 reciben la Primera Comunión en el mismo Colegio 10 alumnas. Fruto de los esfuerzos de las Hermanas y de la confianza que ganaron entre los pobladores de Mar del Plata, culmina el año escolar con un total de 88 alumnos, 24 varones y 64 niñas.

 



                Sin duda que la acción evangelizadora de las Siervas del Espíritu Santo da sus primeros frutos ya que el año escolar de 1911 se inicia con 108 alumnos. En ese mismo año comienzan a recibir alumnas pupilas, y cada verano la casa da albergue a  pensionistas que toman sus vacaciones en Mar del Plata.

                 Hacia 1919 la Hna. J

oselina Catalina Gross, comienza con clases de  corte y confección; durante muchos años  este taller contribuyo a la formación de muy buenas y renombradas modistas entre las que encontramos a Josefina y Egle Crespi, según nos refiere Roberto Osvaldo Cova en su libro El Barrio del Oeste 1876-1940.

 

                El 25 de febrero de 1935 se celebra el 25 aniversario de la bendición e inauguración de la capilla con la presencia de los Sacerdotes del Verbo Divino Ludgero Grütter y Huberto Werny. A raiz de esto pensamos que desde 1910 las hermanas disponían de Capilla con la presencia del Santísimo Sacramento.

 

                Año tras año el colegio recibe a las jóvenes m

arplatenses para ser educadas cristianamente,  y logra el apoyo fervoroso de los padres de familia que hacen propio el proyecto educativo conformando una dinámica y creativa Comisión de Padres de Familia.

                Sin duda que las hermanas fueron las primeras maestras de los distintos grados que funcionaban en la Escuela Taller San Vicente de Paul; el crecimiento del colegio significó la apertura de nuevos grados y con ellos la incorporación de jóvenes maestras marplatenses que se suman a la acción evangelizadora que despliega al colegio hacia la familia y la juventud.

 

                Año tras año  se suman al proyecto educativo de la Escuela Taller San Vicente de Paul jóvenes maestras, estrenando su título de Maestra Normal Nacional asumen el desafío de educar en la fe a la niñez marplatense. 

 

                Hacia 1949 se suman al Colegio como maestras las señoritas Haydee Mercedes Guerra, Nélida Carmen Cozzo y  Cecilia Esther Faidutti.


                Eran maestras de 2do. Grado y de 3er. Grado en el año 1953, las señoritas Ana del Carmen Morteo y Dora Ruth Sebastiani respectivamente. 

 

Seguir leyendo...